DESAHUCIOS Y OTRAS DESGRACIAS

Desde hace un tiempo he pasado de estar “indignado” a estar “estupefacto” por lo que estoy viendo a mi alrededor. Por lo que estamos viviendo en el mundo en general y en Europa en particular.

En este país se están suicidando personas porque un banco les quita su casa. Vivo en un país donde el Gobierno legisla para salvar a los bancos pero no ayuda a las personas que se quedan sin casa. Es algo inaudito.

Recortes

Recortes

Las personas normales pueden cometer delitos y creo que es perfectamente entendible según la situación a la que se les empuje. Todos entendemos que un padre de familia perfectamente normal, asesine con sus propias manos a quien ha matado a su hija. Es una persona normal  haciendo algo terrible porque la situación le lleva a hacerlo. Por eso el Estado está ahí: para impedir que estas situaciones se produzcan. Para que el sentido común impere hasta en los escenarios más difíciles.

Por eso no podemos tolerar que sea precisamente el Estado –quien como digo debería ser quien garantiase cierta equidad para todos- se convierta en valedor de las peores causas y contribuya sin descanso a desmantelar la economía de una sociedad moderna. Es como si en el caso anterior un juez dictase pagarle al asesino una renta y al padre que se ha quedado sin hija le obligasen a pagársela.

Por eso más que indignado por la situación, algunos ya hemos pasado directamente a una fase posterior: la de estupefacción.  De ahí a que entendamos y compartamos cosas que en otras circunstancias serían injustificables, hay un paso.

Advertisements

About mamoneando

Estupefacto
Gallery | This entry was posted in MAMONEANDO EN ESPAÑA, Sin categoría and tagged , . Bookmark the permalink.